La atleta sufrió secuelas del accidente radioactivo de Chernobyl, pero fue rescatada y dedicó su vida al deporte.