El futbolista francés se convirtió en el fichaje más caro de toda la historia del fútbol, pero no ha demostrado en la cancha los millones que Manchester United pagó por él.