Su nombre es Alexander Isak. Es la nueva perla del fútbol sueco. Su aspecto delgado y alto, además de su olfato goleador lo han llevado a ser comparado con el jugador del Manchester United.