La disciplina más elegante, bella y artística de los Juegos Olímpicos ya tiene una nueva reina. Este 20 de agosto se llevó a cabo el concurso general individual de gimnasia rítmica y la rusa Margarita Mamun se proclamó vencedora, venciendo a la gran favorita, su compatriota, amiga y vigente campeona mundial, Yana Kudryavtseva. El bronce fue para la ucraniana Ganna Rizatdinova.

Durante los últimos dos Mundiales de Gimnasia Rítmica, Mamun tuvo que conformarse con el segundo puesto, detrás de Kudryavtseva; sin embargo, su revancha llegó en Rio de Janeiro donde un error en las mazas de su compatriota le abrió el camino al oro.

Getty Images

Foto:

Sin embargo, previo a la competencia en Rio 2016, ellas insistieron en que “Rusia debe estar en primer lugar, pase lo que pase, no importa quien de nosotras gane”, lo cual finalmente, ocurrió.

Margarita, a quien sus amigos y familiares llaman “Rita”, trae la gimnasia rítmica en la sangre. Su padre un ingeniero naval originario de Bangladesh y su madre, Anna, también fue gimnasta. Desde pequeña se inclinó por este deporte e incluso, llegó a competir por el país de su padre en su carrera junior.

Vía instagram.com/ritamamun

Foto:

Ya dentro de su carrera senior, comenzó a representar a Rusia, y ahí su carrera dio el salto internacional. Debutó profesionalmente en el Mundial de 2011 de Montreal, donde consiguió el bronce en el concurso completo individual. En su palmarés hay 14 medallas mundiales, siete de ellas, de oro.

Rusia, potencia en gimnasia rítmica

Desde Sydney 2000, Rusia no ha soltado la medalla de oro en el concurso completo individual. La primera campeona fue Oksana Kostina, seguida de la recordaba Alina Kabaeva en Atenas 2004. Yevgeniya Kanayeva se convirtió en la primera gimnasta en lograr dos títulos olímpicos individuales en Beijing 2008 y Londres 2012. Este 2016, Margarita Mamun continuó con la tradición de mantener la bandera rusa en lo más alto del podio. 

Vía instagram.com/ritamamun

Foto:

Por equipos también han triunfado. Tienen la medalla de oro de forma consecutiva en los últimos cuatro Juegos Olímpicos: Londres 2012, Beijing 2008, Atenas 2004, Sydney 2000 y son las grandes favoritas para coronarse en la final de este domingo, en el último día de acción en Río 2016.