Fuera del Estadio Maracaná, el Gimnasio Maranazinho y el Sambodromo, los alrededores de Río de Janeiro se muestran peligrosos en el marco de los Juegos Olimpicos de 2016.

Los miles de turistas que acudieron a la ciudad brasileña para formar parte de la fiesta de la justa veraniega que reúne a los mejores atletas del planeta, han sido impresionados por la delincuencia.

En un video publicado en las redes sociales se aprecia cómo actúan los criminales, en su mayoría niños, y toman por sorpresa a los transeúntes de Río de Janeiro, sin importar la hora o el número de personas que puedan ver sus actos.

A estos pequeños delincuentes tampoco les afecta si la víctima es un joven, una mujer o un anciano.

En el clip de poco más de 12 minutos de duración quedan grabados más de 20 asaltos en el que los niños despojan a las personas de sus valiosas pertenencias, como relojes, cadenas, pulseras e, incluso, teléfonos celulares.