El holandés dio un tremendo susto tras recibir un golpe en el ojo izquierdo, pero confirmó que está bien.