El "Reloj suizo" abandonó la elite del tenis mundial por primera ocasión en más de una década.