Han pasado cuatro meses desde que Ronda Rousey perdió por primera vez y cedió el Campeonato Peso Gallo de la UFC a Holly Holm.

Un par de semanas después de que la "Hija del Predicador" fuera destronada por Miesha Tate, "Rowdy" reveló que su salud ha mejorado.

Luego de que una fuerte patada de Holm le abriera el labio, la excampeona mostró que los meses de inactividad han servido para recuperar su salud.

Como prueba, Rousey posteó un video en el que come una manzana sin dificultad, algo que días atrás era incapaz de hacer.