La derrota de Ronda Rousey ante Holly Holm fue un duro golpe para la excampeona Peso Gallo de la UFC.

"Rowdy" confesó que instántes después de sufrir su primer descalabro en las artes marciales mixtas y perder el título pensó en quitarse la vida.

"Para ser honesta, pensé lo peor en esa esquina. Me dije: 'No soy nadie sin el cinturón, a nadie le importo sin esto'", reveló la rubia en el "Show de Ellen DeGeneres".

Ronda confesó que lo único que la mantuvo con ganas de vivir fue su pareja, el tambén peleador Travis Browne. "Después me paré, lo vi a él y pensé que tenía que darle bebés para poder seguir luchando por vivir", dijo entre lágrimas la peleadora que tendrá su revancha a finales de este año.