El exastro mundial fue uno de los protagonitas del partido que convocó el Papa Francisco.