Durante casi tres años Ronda Rousey fue la máxima monarca de la UFC. "Rowdy" derribaba rival tras rival e, incluso, se llegó a pensar que ya no tenía una adversaria que le hiciera frente en las artes marciales mixtas.

Pero la rubia perdió el invicto y el Campeonato de Peso Gallo de Mujeres de la empresa más grande de las MMA ante Holly Holm, que la sorprendió con un nocaut por una fuerte patada en la cara, el 15 de noviembre de 2015.

Fue sorprendida por Holly Holm

Fue sorprendida por Holly Holm

Getty Images

Foto:

Desde entonces el cinturón ha cambiado de dueña cada que se pone en juego. "La Hija del Predicador" hizo su primera y única defensa ante Miesha Tate.

La retadora que había dado dos buenas peleas ante Rousey también le quitó el invicto a Holm y dejó su récord en las artes marciales mixtas en 10 victorias y una derrota, además de que hizo que su tiempo como monarca fuera fugaz.

Parecía que Tate sería la nueva campeona duradera de Peso Gallo de la UFC y que tendría una defensa en una tercera pelea ante “Rowdy”, pero su reinado también duró poco tiempo.

Miesha hizo su primera defensa el pasado 9 de julio ante la brasileña Amanda Nunes, quien le arrebató el cinturon al vencerla por sumisión en el primer round.

Nunes se convirtó en la primera campeona sudamericana y la primera en ser abiertamente gay.

Todo hace indicar que cuando se cumpla un año del primer descalabro de Ronda Rousey, regresará por el título que le perteneció por años. ¿Retará a Amanda Nunes o el título volverá a cambiar de manos?