La diva dejaría la empresa como lo hizo su pareja Alberto del Río, pero podría quedar sin luchar por mucho tiempo.