La WWE continúa en el camino para volverse cada vez más globalizada y está reclutando estrellas de diversos países de nuestro planeta.

El último en unirse a las filas de la compañía líder del entretenimiento deportivo fue Tim Wiese. El exportero alemán que fue parte de la "Mannschaft" en el Mundial de 2010, que alcanzó el tercer lugar, aceptó la invitación que le hizo Triple H para unirse al WWE Performance Center, en Orlando, Florida.

Wiese fue miembro de la actual campeona del mundo entre 2008 y 2012, y aunque no era titular del combinado nacional y no tuvo actividad en Sudáfrica 2010, estuvo presente en el podio alemán. También fue convocado para la Eurocopa de Polonia-Ucrania de 2012.

Getty Images

Foto:

El exarquero, que llama la atención por su fuerza física reunida en sus 1.95 metros (seis pies y cuatro pulgadas), jugó en el Colonia, Kaiserslautern, Werder Bremen y 1899 Hoffenhaim.

Al final de su carrera, en 2013, se metió al gimnasio a levantar pesas, un hobbie que se transformó en una forma de vida. Entonces decidió dejar las canchas y buscar una oportunidad en la lucha libre.

En noviembre de 2014 estuvo presente en el show WWE Live Event, en Frankfurt, Alemania, donde tuvo una breve aparición al lado de The Usos ante Goldust y Stardust. A pesar de que su actuación fue fugaz, fue alabado por el universo del entretenimiento deportivo.

Getty Images

Foto:

Durante todo 2015 Wiese hizo varias declaraciones que hacían suponer que su futuro estaría ligado a la empresa de Vince McMahon, hasta que ahora el propio Triple H, vicepresidente ejecutivo de Talento, Eventos en vivo y Creativo de la empresa, le hizo una invitación formal.

"Tim es tenaz. Ha sido muy persistente en su deseo de tener una oportunidad en el cuadrilátero; si todo marcha bien en Florida, él tendrá una oportunidad en el ring de WWE", dijo el "Asesino cerebral".

El exguardameta ya tiene clara su meta a corto plazo: pelear en el ring cuando la empresa estadounidense vuelva a tener una gira por Alemania. La WWE pisará Frankfurt, Munich, Oberhausen y Berlín los próximos 2, 3, 8 y 9 de noviembre, respectivamente.

"He estado entrenando muy duro para esto y estoy muy contento por la oportunidad. No importa lo que se necesite, mi objetivo es estar en el ring de la WWE en noviembre. ¡Quiero una lucha!", dijo Tim al portal de WWE.