Brock Lesnar es uno de los hombres más temidos en la lucha libre y las artes marciales mixtas.

La rudeza de la "Bestia Encarnada" volvió a quedar desmostrada en SummerSlam, el último Pago Por Ver de WWE, en el que le propinó una brultal golpiza a Randy Orton.

Aunque se esperaba que el combate fuera parejo, sobre el ring solo hubo un protagonista: Lesnar.

El manejado por Paul Heyman abrió la cabeza del "Asesino de Leyendas" y sin importar que la "Víbora" se encontraba indefenso en el centro del cuadrilátero, bañado en sangre, continuó con el castigo.

Golpes a puño limpio y codazos en la cabeza dejaron a Orton sin respuesta, por lo que el también peleador de artes marciales fue proclamado vencedor, ante el asombro del universo del entretenimiento deportivo.

WWE

Foto:

El daño causado por la "Bestia" tuvo consecuencias. El pasado 22 de agosto, la WWE publicó un breve comunicado, acompañado por una serie de imágenes, donde revelaba que Randy tuvo que recibir 10 puntos de sutura en la cabeza.

De esta forma quedó descartado que las heridas formaran parte del storyline de la empresa estadounidense.

Por su fuera poco, Brock Lesnar también aplicó un F-5 a Shane McMahon, comisionado de SmackDown, cuando este salió a ver la condición de Orton, luchador que pertenece a su marca.

Lo hecho por la "Bestia" tuvo repercusiones, aunque no fueron las esperadas por Shane. Stephanie McMahon, la comisionada de Raw, impuso una multa de 500 dólares al excampeón de la UFC, una cifra que parece ridícula si se toma en cuenta la gravedad de la lesión de Randy Orton.