Seth Rollins regresó a los cuadriláteros de la WWE para reclamar lo que asegura nunca perdió: el Campeonato Mundial de Peso Pesado.

El "Arquitecto" sostuvo el máximo título de la empresa de entretenimiento deportivo desde Wrestlemania 31 hasta el 5 de noviembre del año pasado, cuando sufrió una lesión en una pelea ante Kane. Durante este tiempo no mostró el 100% de sus cualidades, debido a que siempre que se encontraba en problemas huía de la escena o era ayudado por La Aurtoridad o los miembros de seguridad J&J, formado por Jamie Noble y Joey Mercury.

WWE

Foto:

Fueron poco más de siete meses en los que Rollins logró conservar el cinturón, en una de las pocas peleas que sostuvo enfrentó a Ryback, a quien considera el luchador que más fuerte golpea en la industria.

"No sé si ese día no fue bueno para él o no mide su fuerza, pero me dio una paliza que no estaba en el guión", indicó el exmonarca. "En esa ocasión mi huida no estaba contemplada, pero no soporté más la golpiza", explicó el exintegrante del "Escudo" al portal "F4wonline".

Rollins fue muy específico sobre las secuelas del combate. "Tardé dos días en volverme a sentir bien después de esa pelea. Incluso, en los camerinos hable con él y le dije que se le había pasado la mano. Fue brutal", dijo entre risas.

Aunque el "Arquitecto" es reconocido por ser uno de los mejores luchadores en el roster principal de la WWE en la actualidad, en su primera etapa como monarca –que duró poco más de medio año– no mostró todas sus capacidades.

Ahora en su regreso, a pesar de que sigue interpretando a un personaje "heel", el universo del entretenimiento deportivo esta ansioso por ver una lucha entre Rollins y Roman Reigns, actual Campeón Mundial de Peso Pesado, a quien muchos consideran sin la capacidad para ser la cara de la compañía.

El choque está programado para el próximo 19 de junio en el T-Mobile Arena, en Paradise, Nevada, en Money in the Bank, el siguiente Pago Por Ver de la empresa de Vince McMahon.