Las naciones pesqueras que participan de una conferencia del Atlántico por la conservación de especies en París tomaron diversas medidas el sábado para proteger a las tortugas marinas y a varios tipos de tiburones, dijeron grupos ambientalistas.

Los grupos Oceana y Pew Environment Group afirmaron que los representantes de 48 países que participan de la conferencia prohibieron que los pescadores atrapen y retengan tiburones oceánicos de puntas blancos en el Atlántico. También tomaron medidas protectoras para diversas variedades de tiburones cabeza de martillo y exigirán a los países miembro que mantengan un registro de las capturas de tiburones mako de aleta corta.

Oceana dijo que los pescadores atlánticos también deberán portar equipos especiales para retirar anzuelos de las tortugas marinas.

La Comisión Internacional por la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT en inglés) fija las reglas para la pesca del atún y otras especies que suelen ser capturadas en forma accidental por los pescadores atuneros en el Atlántico y el Mediterráneo. El sábado, se espera que la comisión tome una decisión sobre cuotas de captura para el atún de aleta azul del Atlántico, que según los grupos ambientalistas está en peligro de extinción.

Los expertos dicen que el crecimiento de las clases medias en Asia y la predilección en ese continente por la costosa sopa de aleta de tiburón han convertido a esta especie en un blanco redituable.

ICCAT y otros entes regionales controlan la pesca, pero las reglas comerciales son fijadas por la Convención de Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES en inglés).

Los ambientalistas quedaron muy decepcionados por una reunión de CITES en marzo en que seis especies de tiburones no recibieron medidas de protección, a pesar de los estudios que muestran que su población se redujo en un 85% por el creciente comercio de aletas.