El pasado 15 de julio, Qandeel Baloch fue asfixiada mientras dormía por su propio hermano, quien aseguró hacerlo porque las publicaciones en redes sociales de la celebridad de la web "deshonraban a su familia". 

La muerte de Qandeel volvió a poner sobre la mesa la indignación por los crímenes de honor en el país. De hecho, de acuerdo al informe de brecha de género que cada año presenta el Foro Económico Mundial, Pakistán es el segundo peor país del mundo para ser mujer, solamente debajo de Yemen.

Estas son algunas de las cosas que las mujeres no pueden realizar en Pakistán: 

Qandeel Baloch, la modelo pakistaní que murió en un crimen de honor

Tenía 26 años de edad

Facebook.com/OfficialQandeelBaloch

Foto:

1. No pueden testificar. Ante la ley "Qanun e Shahadar Order", promulganda en el país en 1984, la evidencia otorgada por una mujer vale la mitad que la brindada por un hombre, de acuerdo a organización "Equality Now". 

2. Deshonrar a su familia: En algunos países de Medio Oriente, como Pakistán o Jordania, la conducta de una mujer se percibe como "una medida del honor de su familia o su tribu".

Estos crímenes suelen ocurrir por parte de sus familiares cuando las mujeres tienen relaciones sexuales antes del matrimonio o fuera de él; u otras conductas que se consideran "inmorales". 

Qandeel Baloch, la modelo pakistaní que murió en un crimen de honor

Nació el 1 de marzo de 1990

Facebook.com/OfficialQandeelBaloch

Foto:

3. Estudiar libremente. Uno de los casos más emblemáticos es el de Malala Yousafzai, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2014 por su defensa de la educación para las mujeres en Pakistán. La galardonada con el Nobel más joven de la historia fue atacada por el Talibán por su defensa del derecho a la educación. 

4. Contraer matrimonio con quien ellas quieran. Los matrimonios forzados son una práctica común en el país, y quienes se rehúsan se enfrentan a todo tipo de castigos, incluyendo la muerte. 

5. Ser libres. Aquellas mujeres que buscan ejercer su libertad son víctimas de severos castigos como los ataques con ácido. En febrero pasado, la fundación española "Sigo adelante" estimaba que existían cuatro millones de mujeres que habían sido víctimas de este tipo de ataques. Además, el 95% de la población femenil del país se declaró víctima de violencia, según información de "El Diario".