Aunque no se reportan víctimas mortales, los dos sismos del pasado 26 de octubre en Italia dejaron severos daños en zonas que apenas se recuperaban.