Un pequeño gatito fue víctima de abuso animal. Alguien lo atacó con ácido y le derritió la cara. Afortunadamente ya fue rescatado