La Policía de Amarillo, en el norte de Texas, abatió hoy a un hombre armado que había tomado rehenes en un almacén de la cadena Walmart de esa ciudad estadounidense.

"El sospechoso ha sido abatido por el equipo SWAT (de operaciones especiales) de la Policía de Amarillo y parece estar muerto. Los rehenes están a salvo", informó la institución en un breve comunicado sin dar más detalles.

El sujeto se había atrincherado durante unas dos horas dentro del comercio en lo que las autoridades llamaron un aparente "incidente laboral de tipo violento".

Pese a que aparentemente habría disparado su arma en el momento de la toma de rehenes, ninguna otra persona resultó herida, según los reportes policiales.

PUB/FHA