Los abogados de Salah Abdeslam, sospechoso clave de los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015 en París, renuncian a defender a su cliente, anunciaron en una entrevista difundida este miércoles por la televisión francesa BFM.

"Los dos decidimos renunciar a la defensa" de Abdeslam. "Estamos convencidos de que no se expresará y aplicará el derecho a guardar silencio", explicó el abogado francés Frank Berton, al lado de su colega belga Sven Mary.

"En una posición como la nuestra, qué quieren que hagamos. Lo dijimos desde el principio, lo avisamos, si nuestro cliente permanece mudo, abandonaremos su defensa", agregó Berton.

"Cuando uno tiene la sensación de estar ahí sólo para hacer visitas sociales a la cárcel, en ese momento se impone tomar una decisión", añadió Mary.

Según Berton, Abdeslam "escribió al juez de instrucción para informarle de que no quiere seguir siendo representado". "Durante su primera audiencia en Francia, lo dijo incluso delante el juez: iba a explicarse más adelante. Lo he visto una decena de veces, hemos hablado a menudo por teléfono. Ahora rechaza responder a las preguntas del magistrado antiterrorista. Creo que no habrá ningún otro abogado. Ya no tiene ganas. Salah Abdeslam abandona. Es como un suicidio, eso me temo", dijo Berton en una entrevista al semanario Le Nouvel Observateur.

Procesado por asesinatos terroristas y sospechoso clave de los atentados que dejaron 130 muertos en París, Salah Abdeslam está detenido en régimen de aislamiento desde el 27 de abril en una cárcel al sur de París y sometido a videovigilancia las 24 horas.

Salah Abdeslam recurrió al Consejo de Estado francés para intentar que suspendiera este dispositivo inédito en Francia pero la máxima jurisdicción administrativa rechazó el recurso a finales de julio al estimar que "el carácter excepcional de los hechos terroristas" de los que es acusado "implicaba que se tomaran todas las precauciones".

El único miembro vivo de los comandos del 13 de noviembre se niega a contestar a las preguntas del magistrado antiterrorista encargado de la investigación de los atentados de París y Saint-Denis, en la periferia norte de la capital. Ejerce su derecho a guardar silencio durante el interrogatorio.

El papel exacto de Abdeslam la noche del 13 de noviembre no está completamente dilucidado.

Después de conducir en coche a tres kamikazes que se hicieron estallar en Saint-Denis, donde se jugaba un partido de fútbol Francia-Alemania en el Estadio de Francia, aparentemente erró por París toda la noche.

Al día siguiente viajó con dos amigos que lo vinieron a buscar desde Bélgica.

PUB/NL