Varios centenares de personas, procedentes de la parisiense plaza de la República, lugar de encuentro cotidiano de los "indignados franceses", provocaron anoche destrozos en el espacio público cuando la policía les impidió ir al Elíseo, tras la intervención televisiva del presidente, François Hollande.

Los "indignados" siguieron en una improvisada pantalla gigante el programa en el que Hollande defendió anoche su política y anunció que no retirará la reforma laboral que está en el origen de su movimiento.

A su término, un grupo de unas 300 personas, según la policía, trató de ir a manifestarse frente al palacio del Elíseo a la vuelta del presidente de su intervención televisada.

Pero la policía se lo impidió, lo que provocó que muchos de ellos causaran los destrozos en el espacio público.

Los manifestantes se dirigieron entonces al noroeste de la ciudad, donde se registraron diversos enfrentamientos con los agentes del orden, que trataron de dispersarlos usando gases lacrimógenos.

La Prefectura de Policía informó en un comunicado de que se cometieron actos violentos contra escaparates y mobiliario urbano.

Señaló, además, que estos grupos violentos se están refugiando en el movimiento de los "indignados" para "cometer delitos contra personas y bienes".

Algo que rechazan los manifestantes de la plaza de la República, que completaron su décimo cuarta noche de sentada bajo el nombre de "Nuit debout (noche en pie) y que aseguran rechazar toda forma de violencia.

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, aseguró que los autores de esos actos violentos "serán incansablemente perseguidos y arrestados".

Desde Orleans, en el centro de Francia, Cazeneuve les acusó de estar "desprovistos de ideales" y de tener "solo el instinto de la violencia".

El ministro aseguró que desde el inicio de las manifestaciones contra la reforma laboral de su Gobierno 150 policías han resultado heridos y consideró "intolerable (...) la violencia contra los bienes, las personas", en particular los docentes, y dijo que "serán objeto de la mayor firmeza".

Cazeneuve alabó la actuación de las fuerzas del orden, criticadas en los últimos días después de que en las redes sociales se difundieran vídeos en los que algunos jóvenes eran agredidos por agentes.

 

PUB/IAM