Una comisión internacional logró este viernes un acuerdo "histórico" para la creación de la mayor reserva marina del mundo para conservar las aguas prístinas de la Antártida, una resolución trascendental, tras años de negociaciones infructuosas por la oposición de Rusia.

El acuerdo forjado por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) en Hobart, Australia, logró finalmente la creación de una reserva gigante en la zona del mar de Ross, indicó el ministro de Exteriores de Nueva Zelanda, Murray McCully.

El mar de Ross, una inmensa bahía bajo jurisdicción neozelandesa, es conocido como "el último océano" por considerarse el último ecosistema marino intacto del planeta, sin contaminación, ni sobrepesca, ni especies invasoras.

El área protegida cubre más de 1,55 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales 1,12 millones son zonas de exclusión de pesca. La zona equivale a la suma del tamaño del Reino Unido, Francia y Alemania.

McCully explicó que el borrador requirió algunos cambios para tener el apoyo unánime de los 25 miembros y que el acuerdo final conjuga la protección de la vida marina, la pesca sustentable y los intereses de los científicos.

"Las fronteras, sin embargo, permanecieron sin cambios", indicó.

Esta comisión, creada en 1982 por una convención internacional, toma sus decisiones por consenso, lo que significa que para que una propuesta sea aceptada ningún miembro tiene que oponerse.

"Por primera vez, los países han apartado sus diferencias para proteger una gran área del océano austral y de aguas internacionales", celebró Mike Walker, director de proyecto de la organización Antarctic Ocean Alliance.

Rusia era el último país que se oponía a la reserva, por sus preocupaciones en torno a los derechos de pesca. El año pasado China había expresado su apoyo al santuario natural.

"Cuando llegamos a Hobart (Australia) no sabíamos cuál iba a ser el resultado y era necesario que Rusia se apuntara", explicó a la AFP Evan Bloom, director de la delegación estadounidense.

"Tuvimos muchas conversaciones con ellos. El secretario (de Estado John) Kerry se contactó con el presidente ruso (Vladimir) Putin y con (el ministro de Relaciones Exteriores Sergei) Lavrov y creo que eso ayudó a convencer a Rusia", indicó.

Sólo el comienzo

En el océano Antártico, que representa el 15% de la superficie de los océanos, se encuentran ecosistemas excepcionales, que contienen más de 10.000 especies únicas, muchas de ellas preservadas de las actividades humanas pero amenazadas por el desarrollo de la pesca y de la navegación.

El acuerdo es la culminación de años de presiones de las organizaciones ambientalistas, incluyendo los esfuerzos de la asociación Avaaz aupados por la estrella de Hollywood Leonardo DiCaprio y apoyados por más de dos millones de firmas en todo el mundo.

"Hay un movimiento masivo ahora mismo en todo mundo para proteger los océanos", indicó el director de campaña de Avaaz, Luis Morago.

"El mar de Ross es sólo el comienzo", indicó.

La poderosa organización estadounidense de lobbying Pew Charitable Trusts celebró la decisión.

"Esta decisión es histórica ya que es la primera vez que los países aceptan proteger una gigantesca porción de océano más allá de las jurisdicciones nacionales", dijo en un comunicado, Andrea Kavanagh, encargada para la Antártica de la organización.

Walker celebró que aunque no hubo una decisión para la protección del mar de Weddell y del este de la Antártida, se declaró confiado en que estas áreas van a ser declaradas como protegidas en los próximos años.

El mar de Ross fue bautizado en honor al explorador James Ross y su tatara tatara nieta Phillipa Ross dijo que la familia está muy contenta por la decisión.

"La familia Ross está eufórica de que sea el legado de nuestra familia el que sea honrado en el 175 aniversario de la fecha en la que James descubrió el mar de Ross, muchas gracias a las personas y a las organizaciones que se han dedicado en cuerpo y alma para defender esta protección", añadió.

PUB/NL