El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se mostró hoy confiado en Washington en que el acuerdo de paz entre su Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) se firme el próximo 23 de marzo en La Habana, fecha fijada por ambas partes para rubricar el pacto.

Durante una charla auspiciada por varios centros de estudios en Washington, donde hoy comenzó una visita oficial, Santos aseguró que los negociadores de su administración han viajado ya a La Habana para "acelerar el proceso" en estas semanas previas y lograr firmar el texto en esa fecha.

"Estamos usando la fecha límite para tratar de cumplirla -dijo el mandatario-. Que sea dos días después, un día antes o una semana más tarde no importa", agregó.

Santos comenzó hoy una visita de tres días a la capital estadounidense en la que se reunirá con el presidente de EEUU, Barack Obama, con líderes del Congreso y con el secretario de Estado, John Kerry, entre otras personas.

"He venido aquí a decir gracias", afirmó Santos en referencia a la celebración que auspiciará este jueves la Casa Blanca por el 15 aniversario del Plan Colombia, un acuerdo entre los dos países para la seguridad y la lucha antinarcóticos en la nación andina.

"Estados Unidos ha sido un gran aliado para poner las condiciones necesarias para el fin del conflicto y espero que lo sea para la construcción de la paz", aseguró el mandatario al ser preguntado por el futuro rol de Washington en el postconflicto colombiano.

La Casa Blanca anunció este martes que Obama pedirá al Congreso un incremento de los recursos destinados a Colombia para el año fiscal 2017, aunque no precisó cifras, una petición que podría anunciar el propio presidente estadounidense en presencia de Santos.

En su charla, el mandatario colombiano delineó los pilares maestros de los acuerdos de paz que llevan más de tres años de negociaciones y aseguró que uno de los mayores retos que enfrenta es que la ciudadanía "le tiene miedo a la paz".

"Colombia es un país acostumbrado a la guerra. Es como el prisionero que lleva cuarenta años preso y lo ponen en libertad. Es algo aterrador", apuntó Santos, quien insistió en que la aceptación ciudadana es uno de los grandes escollos tras más de cincuenta años de conflicto.

Santos arrancó así su visita oficial, que en el día de hoy le depara también un almuerzo en la Cámara de Comercio estadounidense, así como una reunión con el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Paul Ryan, y el resto del liderazgo de la cámara baja, y la inauguración de la nueva sede diplomática de Colombia en Washington.

PUB/FHA