"¡Otra vez Navidad!" Habrá quien lea esa frase con gusto, otros con repulsión. Sin embargo, de acuerdo una investigación realizada en Dinamarca, todos tenemos un poco del "espíritu navideño" en nuestro interior, específicamente en nuestro cerebro. 

Neurólogos del Hospital Rigshospitalet, de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, lograron descubrir el "espíritu navideño" a través de diversos estudios. 

En esta investigación participaron dos grupos de voluntarios: 10 personas que suelen celebrar esta festividad y otros 10 originarios de países que no celebran estas fechas. A todos se les realizó una resonancia magnética mientras se les mostraban imágenes relativas a la Navidad. 

De acuerdo a lo publicado en la revista científica British Medical Journal, los resultados mostraron que al grupo navideño  se le activaban las áreas de la corteza motora sensorial, la corteza premotora y la motora primaria y el lóbulo parietal (inferior y superior) al ver imágenes relacionadas con esta fiesta , algo que no sucedió en el grupo que no la celebraba. Se trata de zonas asociadas con la espiritualidad, la satisfacción, los sentidos o el reconocimiento facial, entre otras muchas funciones.

"Somos conscientes de que, en todo el mundo, existen millones de personas propensas a mostrar déficit en su espíritu navideño después de muchos años de celebrar la Navidad. Es por esto que una localización precisa de dónde se encuentra este espíritu es el primer paso para ayudar a este grupo de personas", señalaron los autores del estudio.