El hecho ocurrió en Hanford y obligó a realizar una evacuación en la zona.

Al menos 20 trabajadores que se encontraban en las instalaciones nucleares de Hanford, en el estado de Washington, debieron ser sometidos a evaluación médica después de que inhalaron vapores químicos provenientes de un recipiente de basura atómica que sufrió una filtración.

El hecho ocurrió el jueves, cuando el contenedor era trasladado en el extenso terreno destinado a almacenar desechos radiactivos, según indicaron responsables del Departamento de Energía citados por el sitio RT.

Dos de los operarios afectados comenzaron a sentir fuertes dolores de cabeza y dos de ellos reportaron sentir un sabor metálico en la boca tras quitarse las mascarillas de oxígeno que utilizan en el tóxico ambiente. Dos horas después, otros dos experimentaron náuseas y, más tarde, siete reportaron haber percibido olor a amoníaco en el mismo sector. Otros trabajadores fueron sometidos también a exámenes.

El acopio de tanques radioactivos fue evacuado luego de que se denunció el incidente.

La semana pasada se había detectado una filtración en uno de los contenedores que obligó a transferir miles de litros de residuos radiactivos a otro recipiente.

Hanford Site, un terreno de 1.580 kilómetros cuadrados en el estado de Washington, en el noroeste de EEUU, fue la zona donde se elaboró el material utilizado por las dos primeras bombas nucleares lanzadas sobre Japón en 1945. Hoy es un complejo que almacena enormes cantidades de basura atómica y es el lugar más contaminado con radioactividad en Norteamérica.

PUB/FD