Al menos 24 personas que participaban en un funeral resultaron muertas y otras 40 heridas en un atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), este lunes al noroeste de Bagdad, informaron fuentes de seguridad.

El atentado fue perpetrado por un kamikaze que activó su cinturón con explosivos en Muqdadiyá, durante el funeral de un importante miembro de la comunidad Beni Tamim, uno de los principales clanes de la provincia de Diyala.

En este atentado habrían muerto dos comadantes de las milicias chiitas, según un responsable de la región. El Estado Islámico, una organización sunita radical, considera herejes a otras ramas del islam.

Este ataque de Muqdadiyá tuvo lugar después de que el domingo un atentado también reivindicado por el grupo EI en la periferia norte de Bagdad dejara 39 muertos y 76 heridos.

En enero, el grupo yihadista también reivindicó un ataque contra un café de Muqdadiyá que dejó más de 20 muertos y docenas de heridos, y que generó actos de venganza contra civiles sunitas. 

La ONG Human Rights Watch (HRM) denunció entonces que milicias chiitas secuestraron y mataron a civiles sunitas y que provocaron incendios en casas y mezquitas.

PUB/NR