El número de víctimas mortales en el atentado de anoche contra una boda kurda en la ciudad de Gaziantep, en el sureste de Turquía, ha subido a 50, según un comunicado difundido hoy por la oficina del gobernador provincial, que no especifica la cifra de heridos.

La anterior información oficial, emitida de madrugada, hablaba de 30 muertos y 94 heridos.

Aunque no se han dado aún detalles sobre los supuestos autores, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha descrito el ataque como "probablemente cometido por el Dáesh" (Estado Islámico).

Si bien varios diputados locales han indicado la "gran probabilidad" de un atentado suicida, una cadena de televisión local señala que la detonación procedía de una bomba colocada en un carrito de bebé, informa el diario Evrensel.

El ataque tuvo lugar a las 19.50 GMT en un barrio céntrico de la ciudad de Gaziantep ante un salón de bodas, donde se había congregado una enorme muchedumbre que festejaba el evento nupcial.

Se trata de una barriada habitada en su gran mayoría por familias kurdas, muchas de ellas asentadas en esta zona tras huir de sus pueblos en el sureste de Turquía, afectados por el conflicto entre la guerrilla kurda y el Ejército.

El partido de la izquierda prokurda HDP, tercero del Parlamento, ha confirmado en un comunicado que los novios que celebraban el enlace eran miembros de su formación política.

Tanto el presidente como el primer ministro, Binali Yildirim, han hecho llamamientos a "mantener la convivencia" en esta ciudad habitada por grupos étnicos turcos, árabes y kurdos, situada a apenas 50 kilómetros de la frontera siria.

En gran parte del sureste de Turquía, los movimientos de la izquierda kurda han mantenido en los últimos años enfrentamientos con las redes islamistas radicales.

El primer atentado suicida del Dáesh en Turquía, en julio de 2015, reventó una congregación de la izquierda prokurda cercana al HDP en la ciudad de Suruç, situada a menos de un centenar de kilómetros al este de Gaziantep.

PUB/NL