Por orden de la Justicia y durante casi siete horas, se revisó de cabo a rabo el monasterio de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en General Rodríguez, en la periferia oeste de Buenos Aires, dijo al canal TN el alcalde de la localidad, Darío Kubar.

José López (55 años), un ex viceministro de Obras Públicas de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), fue arrestado la madrugada del martes en momentos en que arrojaba bolsas repletas de billetes por encima de un muro del convento mientras las monjas dormían.

"Revisaron cada lugar (del monasterio) con el acompañamiento de perros que tienen la facultad de detectar billetes. Se han revisado techos, tanques de agua y paredes", dijo Kubar. La Iglesia Católica ha señalado que el convento pertenece a una asociación privada, aunque bajo control eclesiástico.

López está alojado en un pabellón penitenciario siquiátrico mientras se examina su estado mental, acusado de enriquecimiento ilícito.

En la celda, deliraba y tenía alucinaciones, dijo su abogada Fernanda Herrera. La letrada también afirmó que su defendido ha intentado golpearse la cabeza contra las paredes e incluso se abalanzó el jueves sobre el juez que lo interrogaba, pero sin agredirlo.

El caso de López golpea al opositor kirchnerismo. La ex jefa de Estado dijo en las redes sociales que no fue ella quien le dio ese dinero y que deben preguntarle a "la parte privada" que podría haberlo sobornado para adjudicarse obras.

Sobre López se ha descargado la furia de los más altos líderes del kirchnerismo que lo tildaron de "ladrón, corrupto e inmoral" y lo acusaron de desprestigiar a toda la clase política y a la democracia. El presidente Mauricio Macri, líder de una alianza de derechistas con socialdemócratas, dijo el sábado que la corrupción en la última década "llegó a niveles inéditos".

El presidente del Parlasur y ex canciller argentino, el kirchnerista Jorge Taiana, anunció el jueves que pedirá la "inmediata separación" de ese parlamento regional de López, elegido por el distrito de Tucumán (norte).

López llevaba en su automóvil una carabina y relojes en el momento de ser arrestado. Durante 12 años fue el funcionario que manejaba las licitaciones para adjudicar obras públicas a empresas constructoras.

 

PUB/IAM