Ayer, a los 90 años de edad, falleció el dictador cubano Fidel Castro. Esto causó reacciones alrededor de todo el mundo y nos recuerda que Latinoamérica fue un continente de dictadores. De distintas posturas políticas, la mayoría de ellas se establecieron en contra del comunismo, a excepción de la de Fidel. Fidel Castro llegó al poder tras derrocar a Fulgencio Batista, a través de acciones a mano armada. El golpe de Estado de Fidel fue considerado una revolución, en primera instancia porque el gobierno de Batista era una dictadura militar. El gobierno de Fidel Castro se basaba en la ideología comunista.

Las otras dictaduras en Latinoamérica

La mayor parte de los dictadores militares en América Latina fueron dirigidos por una junta o un comité integrado por la dirección del Estado mayor de los militares. Un ejemplo de aquello, fue el gobierno militar de Argentina, entre 1976 y 1983, años en que fue gobernado por juntas militares integradas por los más altos representantes del Ejército, marina y otras fuerzas militares. En este sistema el presidente de la junta suele asumir personalmente la jefatura del Estado, pero luego va rotando. Así ocurrió con el general Jorge Rafael Videla, quien asumió el poder en Argentina tras el golpe de Estado de 1976, y también se utilizó este sistema con Juan María Bordaberry en Uruguay entre 1973 y 1984.

En el caso de Chile la situación con el dictador militar Augusto Pinochet Ugarte fue diferente. Pinochet ostentó el poder entre 1973 y 1990, y aun habiendo asumido en el mismo contexto de presidente de la Junta, luego consolidó el poder en torno a su figura y lo ejerció hasta el final del período. Luego de la vuelta a la democracia, además se prolongó en el poder como senador vitalicio. 

Otro modelo de dictadura es el que ocurrió en Bolivia, donde el poder estaba en las manos de un solo oficial de manera directa, generalmente el comandante en jefe del ejército, en este caso el general Hugo Banzer. Banzer dirigió el país entre 1971 y 1978. 

Si nos centramos en dictaduras de larga duración, se debe mencionar a Paraguay. El general Alfredo Stroessner, gobernó ese país durante treinta y cinco años, desde 1954 hasta 1989. Previo a estos gobiernos, en República Dominicana, Rafael Trujillo gobernó el país desde 1930 hasta su asesinato en 1961. Otro dictador militar que se mantuvo por mucho tiempo el poder fue Anastasio Somoza García, quien gobernó Nicaragua entre 1936 y 1956 y estableció una dinastía familiar que gobernó el país hasta 1979. 

En el caso de Brasil, en 1964 se produce un golpe de Estado con el derrocamiento del gobierno de João Goulart. En ese momento se inicia una dictadura que durará hasta 1985, la cual fue encabezada por distintas figuras, el primero fue el Mariscal de Campo Humberto Castelo, luego Arthur Da Costa que fue elegido presidente por el Congreso en 1966, entre otros. En 1985 se volvió a la democracia, con varios periodos de inestabilidad en dicho país. 

Venezuela también estuvo sumida en una dictadura en la segunda mitad del siglo XX, dirigida por el General Marco Pérez Jiménez quien gobernó el país desde 1953 a 1958. Finalmente su gobierno fue depuesto por un golpe de estado, perpetrado por sectores descontentos dentro de las mismas Fuerzas Armadas de Venezuela.

En resumen, la mayoría de los países Latinoamericanos pasaron por gobiernos dictatoriales durante la segunda mitad del siglo XX, siendo la última década del mismo, una década en la que se celebraba mundialmente el regreso a la democracia. Sin duda hitos como la Guerra Fría y la caída del muro de Berlín influyeron en la realidad política de nuestro continente, el cuál hoy goza de la libertad de los estados democráticos en casi la totalidad de su territorio. En el caso de Cuba, la administración de la dictadura de Fidel pasó a manos de su hermano Raúl Castro, sin embargo, Raúl Castro ha dejado entrever diferencias respecto a la postura de su hermano, como por ejemplo, recuperar diálogos con Estados Unidos.