Los logros de Fidel Castro en mejorar el acceso de millones de cubanos a los servicios públicos fueron menoscabados por una represión sistemática de las libertades básicas durante su tiempo en el poder, afirmó hoy Amnistía Internacional (AI) luego de la muerte del exlíder cubano.

"Hay pocas figuras políticas más polarizantes que Fidel Castro, un líder progresista pero profundamente imperfecto", dijo Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas.

Después de su ascenso al poder tras la revolución de 1959 en Cuba, Castro presidió mejoras impresionantes en el acceso a derechos humanos como la salud y la vivienda. Esto fue acompañado por un impulso sin precedentes para mejorar las tasas de alfabetización en todo el país, señaló la oficina regional de AI, en Ciudad de México.

"El acceso a servicios públicos como salud y educación para los cubanos mejoró sustancialmente con la revolución cubana y, por esto, su liderazgo debe ser encomiado", enfatizó Guevara-Rosas.

Sin embargo, añadió, "pese a estos logros en áreas de política social, el reino de 49 años de Fidel Castro se caracterizó por una supresión despiadada de la libertad de expresión".

Subrayó que "el estado de la libertad de expresión en Cuba, donde los activistas siguen enfrentando arresto y acoso por hablar contra el Gobierno, es el legado más oscuro de Fidel Castro".

"El legado de Fidel Castro es un relato de dos mundos. La cuestión ahora es cómo se verán los derechos humanos en la futura Cuba. Las vidas de muchos dependen de ello", acotó.