La presidenta Dilma Rousseff se enfrenta a un voto de destitución en la Cámara Baja el domingo próximo en medio de reclamos que dicen que ha logrado resultados económicos con su gobierno que aparecen mejor de lo que estaba previo a su campaña electoral hace dos años. Para que el proceso de destitución, o "impeachment", no logre su propósito, un tercio de los diputados debe votar en contra. El Partido Progresista Local y Partido Republicano, ambos ex miembros de la coalición de Rousseff, confirmaron ayer que votarán a favor de destronar a la “Dama de Hierro” de Brasil. Carolina Matos, Profesora de Sociología en la City University de Londres, quien trabajó 10 años como periodista en Brasil, da su visión a Publimetro.

¿De qué se acusa a Rousseff?
- De la mala gestión de los fondos estatales, que es algo que todos sus predecesores han hecho tambén en el pasado, y que podría abrir el camino a que por lo menos 16 gobernadores del país también sean acusados. Esta es una crisis muy compleja, y en gran parte está siendo impulsada políticamente por sectores de la oposición de derecha para volver al poder, después de haber sido derrotados en las elecciones de 2014 y en las tres rondas anteriores también.
Rousseff se ha vuelto más vulnerable debido a que el país se enfrenta a una profunda recesión, que es una combinación de los efectos de la crisis internacional, así como otros problemas nacionales y también los de su propia manipulación.

¿Quién sustituiría a Rousseff si se le somete a un juicio político?
- El vicepresidente, Michel Temer, quien ha trabajado con ella desde su primer mandato y que también fue elegido en 2014 con ella. Sin embargo, muchos lo han visto como la figura clave detrás de las conspiraciones contra Dilma desde el principio, y lo han criticado por ser un político que tiene hambre de poder y el centro de atención. Su programa, “Proyecto para el Futuro”, que no ha sido votado en las urnas y se presenta sólo ahora, y lo que es visto como un documento extremamente “neoliberal” y socialmente regresivo, predice reducciones en los cambios de los salarios mínimos y una gran cantidad de medidas tales como el cese de las obligaciones constitucionales de invertir en la salud pública y la educación. En su más reciente audio que se ha filtrado a la prensa hace unos días, él habla como si ya fuera presidente y pide tres veces por “sacrificios” que la población brasileña tendría que hacer. Es muy probable que su gobierno no sólo sería visto como ilegítimo, pero, como ya es el caso, visto como un intento de los sectores más ricos de la población para tomar el control total del estado, lo que lo haría funcionar para el 1% de la población, y tal vez no dejar restaurar las medidas de opresión política, las tensiones sociales extremas e incluso la violencia con el fin de mantenerlo.

Si Rousseff es acusada, ¿qué impacto tendría en Brasil?
- Por desgracia no va a resolver los problemas con la recesión económica, y en realidad tiene todo para hacer de las cosas mucho peor, mucho más divisivo, opresivo y socialmente regresivo. También hay un temor real de violencia, y que el país podría entrar en una guerra civil.

¿Cómo se desarrollará la situación?
- Lo más sensato sería permitir que el gobierno de Dilma siga, que pueda tener la capacidad para reconstruir sus alianzas y hacer una plena recuperación económica que el país tanto necesita y que es lo que la mayoría de la gente quiere, dejando las próximas elecciones para el 2018, cuando habrán muchos políticos de otros partidos compitiendo. Es necesario adaptar su discurso a las necesidades de la gente y convertirse en un partido más democrático e incluso más conservador, de manera similar a los que existen en Europa, los EEUU y el Reino Unido, y por lo tanto podríamos ver una democracia más consolidada.

PUB/FHA