Un exdirector de una petrolera del detenido empresario Lázaro Báez, amigo de los expresidentes Néstor y Cristina Fernández (2003-2015), apareció muerto el martes en el baño de su apartamento, en un hecho que la policía supone un accidente casero.

Horacio Quiroga, de 65 años, presentaba un golpe en la cabeza al caer sobre la bañera. Vivía en Buenos Aires y padecía graves problemas de salud, cardíacos y respiratorios, según la familia.

Un hijo encontró el cadáver. La policía presume que sufrió una descompensación y se desvaneció, pero no descartan otras hipótesis.

Los investigadores no pueden dejar de considerar que Quiroga declaró como testigo en la causa contra Báez, arrestado el 5 de abril, bajo la acusación de lavado de dinero y evasión fiscal.

Como Báez era hombre de confianza de los Kirchner, la justicia sospecha que fue testaferro de la pareja de expresidentes.

Quiroga planteó la hipótesis en 2013 de que Néstor Kirchner, fallecido en 2010 de una crisis cardíaca, le enviaba dinero a Báez para que pudiese empezar una explotación petrolera con perforación de pozos en la región del sur de la precordillera de Los Andes.

"Trajeron a una mesa 7 millones de dólares", declaró en un programa de televisión del periodista Jorge Lanata, quien en los últimos años denunció a los Kirchner por corrupción en su programa de televisión.

Quiroga dijo que el dinero lo llevó a la empresa de Báez un asesor de confianza de Néstor Kirchner.

El ministerio de Planificación, en manos de otro hombre clave de los Kirchner, Julio De Vido, les había negado 40 millones de dólares para apoyar el emprendimiento. Lo que insinuó Quiroga es que para compensarlo, el propio expresidente invirtió en la compañía de Báez.

Los Kirchner declararon al fisco que mientras estuvieron en la presidencia mantuvieron todos sus negocios, a través de una fortuna que amasaron cuando estaban en la actividad privada.

Los negocios empresarios de los Kirchner durante sus gobiernos provocaron cuestionamientos éticos. Sin embargo, la Justicia no ha hallado pruebas de que Báez haya sido su testaferro de dineros mal habidos.

PUB/SVM