El colombiano, quien es sindicado como jefe de la peligrosa banda colombiana "Los Urabeños", permanece bajo estrictas medidas de seguridad en el vecino país.

Este martes se inició ante un tribunal argentino la vista del proceso de extradición a Estados Unidos del ciudadano colombiano Henry Jesús López Londoño, conocido bajo el alias de "Mi Sangre", bajo intensas medidas de seguridad.

Rodeado por un cordón de guardias, López compareció ante el tribunal federal encargado de decidir sobre su traslado a EEUU, donde es buscado por cargos de tráfico de drogas.

En tanto, su defensa apuesta a conseguirle el estatus de refugiado, trámite que corre paralelo al juicio y que debe resolver la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare) trasandina.

"Él alega persecución de miembros de la policía colombiana", explicó la abogada María Gabriela Ricagno.

"Mi Sangre" alega ue su vida corre peligro en EEUU debido a que es un ex integrante de la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a la que ingresó en 1996. Dicha agrupación armada, vinculada al narcotráfico y organizada para combatir a las guerrillas de izquierda, ha sido acusada de cometer graves violaciones a los derechos humanos.

López, quien tiene 45 años de edad, fue arrestado en octubre de 2012 en un exclusivo barrio de Pilar, al norte de Buenos Aires, donde residía junto a su mujer y tres hijos. Desde entonces permanece en un pabellón especial del penal de máxima seguridad de Ezeiza.

Un tribunal de Florida lo sindica como jefe de la banda "Los Urabeños", conocida actualmente como el "Clan Úsuga", una de las principales bandas criminales de Colombia.

Las autoridades estadounidenses afirman que la banda "traficó enormes cantidades de cocaína" desde Colombia hacia Panamá, Costa Rica, México y finalmente EEUU por vía marítima.

PUB/FD