El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, recibirá el jueves a su par de Argentina, Mauricio Macri, en la primera visita oficial del mandatario argentino a su vecino, con la expectativa de recomponer una relación bilateral maltrecha durante los gobiernos Kirchner y mejorar el Mercosur.

El encuentro tendrá lugar en la Estancia Anchorena, casa de descanso de los presidentes uruguayos en el departamento (distrito) de Colonia, a unos 210 km al oeste de Montevideo y comenzará a las 16H00 GMT.

Vázquez y Macri ya se han encontrado desde la asunción del empresario argentino en diciembre, y fijaron la cita del jueves durante la última cumbre del Mercosur en Asunción el mes pasado.

El gobierno uruguayo viene de una período de tensiones con los Ejecutivos de Néstor y Cristina Kirchner desde 2003.

Las medidas comerciales adoptadas por una Argentina ahogada por la fuga de divisas, con fuertes controles sobre el flujo de dólares y disposiciones que enlentecieron el comercio regional y el turismo, afectaron duramente a Uruguay.

Pero el punto más álgido de ese período fue el juicio en La Haya por la instalación de una procesadora de celulosa en la margen oriental del río Uruguay (de soberanía compartida), que Argentina denunciaba como contaminante.

Activistas ambientales argentinos cortaron puentes bilaterales y Vázquez, ya fuera de la Presidencia, reconoció que durante su primer período de gobierno (2005-2010), llegó a conversar con la administración de George W. Bush en Estados Unidos, al considerar el escenario de un eventual conflicto bélico.

Ahora Vázquez, en su segundo mandato que comenzó en marzo, apuesta a sentar las bases de una relación distinta y a que la Argentina de Macri sea un sostén a su ambición de abrir el estancado Mercosur al mundo.

- Mercosur flexible -

Este encuentro es una oportunidad "para reiniciar el diálogo al más alto nivel y que eso baje a los niveles de negociación de las cancillerías", estimó a la AFP Walter Durán, vicepresidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Industrias del Uruguay y quien fuera negociador por Uruguay en el Mercosur y del tratado Mercosur-Unión Europea.

Para Durán, si bien Macri ha dado señales de querer abrir Argentina al comercio internacional, en el análisis deben considerarse las dificultades de un país que tiene problemas de acceso a divisas que dificultan su comercio exterior.

Argentina debe "recomponer su caja" antes de normalizar en un cien por ciento su relación comercial con el resto del mundo, señaló.

Según Durán, Vázquez -cuyo país ocupa la presidencia pro témpore del Mercosur- debería plantear a Macri que Argentina exceptúe a sus socios del bloque de todas las medidas que restringen los intercambios comerciales, como forma de fortalecer la unidad del grupo de cinco países que completan Brasil, Paraguay y Venezuela.

"Dado el volumen de comercio que significa el Mercosur dentro de la balanza comercial argentina, le plantearía que este paquete de medidas no se aplique a los socios del Mercosur", como forma de reconocimiento de "sus compromisos con el bloque", explicó.

Para Durán, la clave es "fortalecer el Mercosur para crecer hacia el mundo" apuntando al libre comercio, en una época en la que proliferan los TLC más que los mercados comunes.

Precisamente, los países del bloque sureño no pueden negociar tratados de libre comercio extrazona sin la anuencia de sus socios, un extremo que Uruguay, con exportaciones en caída por 13 meses consecutivos, pugna por desactivar.

Para el investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown Nicolás Albertoni, quien ha estudiado la historia y evolución del Mercosur, Macri será un puntal para el gobierno de Vázquez en las relaciones políticas con sus socios del bloque.

"Macri está diciendo lo que Vázquez querría decir pero no puede decir”, dijo Albertoni a la AFP, en referencia a las críticas del mandatario argentino a la situación política en Venezuela; a su vez, el presidente argentino buscará tener a Uruguay de aliado en las cumbres del Mercosur.

En todo caso, los dos gobiernos están alineados en el objetivo de buscar un Mercosur más flexible.

El bloque sudamericano busca desde hace más de una década un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y Argentina ha sido el principal obstáculo para su concreción.

"Es muy buena esta oportunidad para revisar la oferta preparada (por Buenos Aires) para la Unión Europea, para que Argentina reconsidere algunos puntos que puso en la oferta (en especial plazos de desgravación arancelaria), de manera que la UE nos haga una oferta que sea razonable", concluyó de su lado Durán.

 

PUB/IAM