El acusado pidió al mismo tiempo protección física para él y su familia.

"No soy autor intelectual del crimen. Yo soy uno de los mayores damnificados de ese crimen", exclamó Pérez Corradi en declaraciones a periodistas tras comparecer ante la fiscal Sandra Quiñonez.

Prófugo desde 2012, el más buscado de la región en todos estos años, el sospechoso está acusado de ser el autor intelectual de los homicidios de los argentinos Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en 2011.

De 38 años, alias "Chiquito", "Peludo" o "Pelado", Pérez Corradi, un ex empleado bancario y luego empresario farmacéutico, es señalado por expertos antidrogas como uno de los principales proveedores internacionales de efedrina con destino a Estados Unidos.

"Me quisieron sacar de escena como sea. Son personas poderosas que me quisieron sacar de en medio".

"La justicia argentina me trató mal, presionada por cuestiones políticas", expresó Corradi al justificar su paso a la clandestinidad y su radicación en Paraguay donde formó una nueva pareja con la que es padre de un hijo.

El sospechoso deberá comparecer el martes ante el juez paraguayo Oscar Delgado para el trámite de imposición de medidas.

"Pedimos seguridad para él y para su mujer (paraguaya), Gladys Delgado al igual que para su ex mujer y sus hijos argentinos", dijo su abogado paraguayo Carlos Rodríguez Brun.

Su abogado argentino Carlos Breigmar dijo que su cliente se allanará al pedido de extradición presentado por la justicia argentina pero remarcó que la defensa exigirá en todo momento seguridad para él y su familia.

"Ex agentes de la inteligencia argentina quieren matarme", remarcó Pérez Corradi en declaraciones a periodistas.

El defensor agradeció las garantías que ofrecieron las autoridades paraguayas.

En cuanto a un posible pedido de extradición desde Estados Unidos, el abogado dijo que cualquier pedido estará supeditado a la causa que ya tiene en Argentina. Al respecto, Pérez tildó de "ilegal y extemporánea" una solicitud que pudiera implicar la justicia norteamericana, al tiempo que negó cualquier vinculación con el famoso narcotraficante mexicano Chapo Guzmán.

 

PUB/IAM