Un imán y su asistente murieron tras recibir disparos en la cabeza este sábado en Nueva York, en un ataque cuyas motivaciones se desconocen, informó la policía local.

Maulama Akonjee, de 55 años,y su asistente Thara Uddin, de 64, fueron baleados alrededor de las 14H00 locales en las cercanías de la mezquita del Ozone Park, en el popular barrio de Queens.

Ambos fueron conducidos al Jamaica Hospital, situado en las inmediaciones, donde el imán fue declarado muerto. Poco más tarde falleció su asistente como consecuencia de la gravedad de sus heridas, señaló un portavoz de la policía de Nueva York.

"No hay nada en la investigación preliminar que determine que fueron atacados debido a sus creencias religiosas", declaró la policía a la prensa.

Las dos víctimas fueron atacadas por detrás por un sospechoso al que testigos vieron huyendo de la escena con un arma de fuego tras el tiroteo, según la policía.

De acuerdo con la prensa estadounidense, ambos fueron asesinados al salir de la mezquita Al Furqan Jame Masjid, tras la oración, y portaban vestimenta religiosa.

"Hoy, cuando un responsable religioso ha sido asesinado en pleno día en las calles de Queens, debemos permanecer unidos como comunidad y reclamar justicia", tuiteó el representante del barrio en el concejo municipal de la ciudad, Eric Ulrich.

Según imágenes difundidas en Twitter, decenas de personas se congregaron en la escena del crimen en la noche del sábado al grito de "Queremos justicia".

"Cuando se hace silencio se permite que estos crímenes se sigan cometiendo", dijo por su lado Araf Nasher, directora de la principal asociación de defensa de los musulmanes (Council on American-Islamic Relations, CAIR) para la región de Nueva York.

Una importante comunidad musulmana, originaria sobre todo de Bangladesh, vive en Ozone Park.

 

pub/iam