El pequeño niño Govi Eastwood hubiera muerto a los siete años en las condiciones más crueles. Pero todo cambió cuando lo rescató la Policía.