OSIRIS-REx  es el nombre de la sonda que fue enviada al espacio el jueves por la Nasa para perseguir e investigar a Bennu, un asteroide oscuro que es considerado como una posible amenaza a la Tierra.

Según informa CNN en Español, la sonda tomará una muestra del asteroide y volverá al planeta para que los expertos puedan estudiarla.

Los trabajadores de la agencia espacial estadounidense celebraron el exitoso lanzamiento, tal como lo reflejaron las palabras del director de la División de Ciencia Planetaria Jim Green: ¡La Nasa lo ha hecho de nuevo!

“Esta noche es una noche para celebrar. Vamos camino a un asteroide", señaló por su parte la científica Ellen Stofan.

Por el momento OSIRIS-REx va en buen estado y su primera tarea será encontrar a Bennu, hecho que debería producirse en cerca de dos años, específicamente en agosto de 2018.

“Todos en el equipo tienen una imagen en sus cabezas de cómo se verá Bennu y será genial verlo como es en realidad”, indicó el investigador principal de la misión, Dante Lauretta.

La misión de la Nasa recuerda bastante al argumento de la película "Armageddon", en donde justamente un asteroide se acercaba con destino a la Tierra, por lo que un grupo de trabajadores que perforaban sitios en busca de petróleo, liderados por Bruce Willis, son enviados para realizar la misma labor y así colocar un explosivo para destruirlo. 

En este caso, no estará el protagonista de "Duro de Matar" y tampoco habrá transbordadores espaciales, astronautas rusos ni música de Aerosmith sonando cuando se llegue al asteroide. En vez de eso, la sonda tomará una muestra de Bennu, tomará fotografías, escaneará la superficie y realizará un mapa del asteroide.

Luego que OSIRIS-REx vea a Bennu, en julio 2020 desplegará su brazo robótico de 3,35 metros de largo llamado TAGSAM y tocará la superficie del asteroide por cerca de cinco segundos y así tomar cerca de 60 gramos de polvo y dos kilos de rocas, acorde a los estudios de la Nasa.

La sonda comenzará el 2021 su regreso a casa y el 24 de septiembre de 2023 volará sobre Utah en Estados Unidos, en donde expulsará las muestras. Luego será dirigido con un paracaídas a un campo de pruebas en Tooele County.

Cabe mencionar que la Nasa estima que Bennu tiene mínimas posibilidades de impactar a la Tierra (una en 2.500) entre el 2175 y 2199, pero por precaución quiere tener bajo control la situación.

PUB/CM