Francia se centrará en proteger este verano posibles objetivos terroristas como "lugares turísticos, playas y grandes eventos culturales y deportivos", anunció el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve.

"No se puede garantizar el riesgo cero. Decir eso es decir la verdad a los franceses", subrayó tras participar, junto al presidente, François Hollande, en un consejo de ministros reducido con los titulares seguridad y defensa para abordar el atentado de Niza del pasado jueves.

El titular de Interior repasó algunas de las decisiones que ha tomado el Gobierno desde ese ataque en el que murieron 84 personas, como mantener 10.000 militares patrullando Francia junto a policías y gendarmes.

"Nunca antes Francia se había enfrentado a esa amenaza como ahora", agregó el ministro, en referencia tanto a los grupos terroristas que infiltran excombatientes yihadistas en Francia como a los conocidos como "lobos solitarios", que actúan sin apoyo de una organización.

Asimismo, Cazeneuve se refirió veladamente a las críticas que ha recibido el Gobierno socialista desde la derecha y la extrema derecha por las medidas de seguridad en Niza, donde un solo hombre conduciendo un camión de 19 toneladas logró matar a 84 personas en 1,9 kilómetros de atropello que recorrió en 45 segundos.

El ministro del Interior, en nombre del presidente, subrayó la "obligación de dignidad y verdad para quienes tienen la palabra pública", sin más precisiones.

Anoche, el expresidente Nicolas Sarkozy acusó al Ejecutivo de no haber hecho lo suficiente para evitar una matanza como la de Niza, a lo que Cazeneuve y el primer ministro, Manuel Valls, reaccionaron con un comunicado inusualmente extenso en el que aseguraban que ningún otro Gobierno ha hecho tanto para frenar el terrorismo.

"Solo se puede resistir en un país tan duramente golpeado si se le dice la verdad a los franceses y si se les prepara para afrontar los desafíos unidos", concluyó el ministro su intervención ante la prensa.

PUB/CM