Los bombardeos lanzados por grupos rebeldes sirios en las últimas 24 horas han dejado al menos 28 civiles muertos en el suroeste de Alepo, indicó el lunes el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Rami Abdel Rahman, director de la organización, señaló que entre las víctimas de los bombardeos que cayeron en dos barrios controlados por el régimen hay "seis niños y ocho mujeres".

La ONG indicó que hay docenas de heridos.

El borde sur de la ciudad ha sido devastado por intensos combates en los últimos días mientras los rebeldes buscan romper el asedio de las tropas del gobierno y controlar la ruta que conecta con el resto de la provincia.

La agencia oficial SANA dijo que desde el domingo 20 civiles murieron y docenas fueron heridos en ataques con cohetes, disparos de francotiradores y bombardeos que cayeron sobre los barrios controlados por Damasco.

La agencia indicó que nueve personas, entre ellas tres niños, murieron el lunes y 11 perecieron el domingo.

Alepo, la segunda ciudad del país y antigua capital económica, está dividida desde mediados de 2012 entre la zona occidental controlada por el gobierno y la oriental, tenida por los rebeldes.

En las últimas semanas, las tropas del gobierno han sitiado el este de la ciudad, desatando los temores de una dura crisis humanitaria, que podría afectar a 250.000 personas.

La semana pasada, Moscú, un aliado clave de Siria, anunció la creación de "corredores humanitarios" que van desde el este a los territorios que controla Damasco para los civiles y los combatientes rebeldes que deseen deponer las armas.

Según expertos, la pérdida de Alepo podría significar el inicio del fin de la rebelión y representar un punto de inflexión determinante en la guerra siria, que ha dejado más de 280.000 muertos en cinco años.

PUB/SVM