Los muertos por la emboscada terrorista contra una patrulla militar en la selva central de Perú se elevan ya a cuatro y a cinco los heridos, mientras que en un ataque en una región vecina hubo otros dos heridos, informó hoy el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Perú.

La patrulla del Batallón Contraterrorista N° 311 fue atacada en la madrugada de ayer por remanentes de la banda armada Sendero Luminoso cuando se desplazaba desde el distrito de Santo Domingo de Acobamba hacia la localidad de Matichacra, en la provincia de Huancayo, en la región de Junín, para participar en la seguridad en los comicios generales de hoy.

Después del ataque, el Comando Especial Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) ordenó el envío de Patrullas de Fuerzas Especiales y aeronaves de apoyo, con el objetivo de tomar el control de la zona y "extraer al personal militar que aún permanece en el lugar; dichas operaciones militares aún continúan", indicó el comunicado oficial.

Ayer, el jefe del Comando Conjunto, Jorge Moscoso, informó de que había seis militares desaparecidos en la zona.

A raíz del enfrentamiento murieron el suboficial de segunda Carlos Huarca, el sargento Addles Barzola, el soldado Mark Tardío y el conductor de uno de los camiones de la patrulla Moisés Torres Aguirre.

Los cinco militares heridos fueron evacuado al Centro Médico del "Fuerte Pichari" para recibir atención médica y luego trasladados a Lima, donde fueron ingresados en condición estable en el Hospital Militar Central.

Además, el Comando Conjunto señaló que ayer hubo otro ataque contra unidades de control fluvial, pertenecientes al Componente Naval del Comando Especial VRAEM, con armas de fuego de largo alcance, cuando realizaban tareas de control en el río Apurímac, en las proximidades del centro poblado de Quisto Valle, en el distrito de Llochegua (provincia de Huanta, en la región de Ayacucho).

A causa del ataque y el enfrentamiento con los presuntos remanentes de Sendero Luminoso resultaron heridos dos militares, que han sido atendidos en el Centro Médico del Cuartel de Pichari y que se encuentran estables.

En rueda de prensa en el Palacio de Gobierno, el presidente de Perú, Ollanta Humala, condenó ayer el ataque a la patrulla en la zona del VRAEM, una región inaccesible en la cual actúan remanentes de Sendero Luminoso.

Humala aseguró que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional no bajarán la guardia en la lucha contra el terrorismo y expresó sus condolencias a los allegados de las víctimas por este "acto demencial".

Añadió que los remanentes terroristas aprovechan fechas como el día previo a las elecciones para perpetrar estas acciones y conseguir visibilidad, pero las fuerzas del orden trabajan para garantizar que los comicios se desarrollen en forma normal.

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (MOE/OEA) en Perú condenó ayer el ataque que acabó con la vida de tres militares y un civil, que trasladaban material electoral en la región de Junín para los comicios generales.

En un comunicado, la misión de la OEA envió sus condolencias a los familiares de las víctimas y rechazó "enérgicamente cualquier tipo de violencia que busque afectar el desarrollo pacífico de la jornada electoral".

Asimismo, hizo un llamamiento para que impere "un ambiente de calma y tranquilidad para que la sociedad peruana pueda ejercer su derecho al voto de manera libre y segura".

Los candidatos presidenciales Verónika Mendoza y Pedro Pablo Kuczynski condenaron la emboscada de presuntos terroristas contra la patrulla militar y pidieron decir no al miedo y al terrorismo.

Cerca de 23 millones de peruanos eligen hoy al presidente, dos vicepresidentes, 130 legisladores y 15 representantes al Parlamento Andino para el periodo 2016-2021.

PUB/CM