El estado australiano de Nueva Gales del Sur anunció este jueves la prohibición de las carreras de galgos tras una investigación que reveló el uso de cebos vivos y el sacrificio de miles de perros considerados demasiado lentos.

"Las carreras de galgos han sido prohibidas en muchos países y muchos estados de Estados Unidos y sólo son legales en ocho países en todo el mundo", dijo en Facebook el primer ministro del Estado, Mike Baird, que anunció que la prohibición tomará efecto el 1 de julio de 2017.

"Entiendo la decepción de la gente a la que le gusta apostar con perros. Pero no podemos admitir el maltrato generalizado y sistematizado de los animales", añadió.

La industria australiana de las carreras de galgos es una de las más activas del mundo. En Australia son muy populares y suelen celebrarse en los canódromos, un circuito en el que los galgos corren detrás de una liebre mecánica.

Pero el año pasado la televisión pública ABC reveló que en loa entrenamientos se usaban cerdos pequeños, conejos y zarigüeyas, que luego era devorados por los perros.

Los cebos vivos están prohibidos y el reportaje de la televisión llevó a las autoridades de Nueva Gales del Sur a abrir una investigación, que reveló además que los perros considerados demasiado lentos eran sacrificados.

Según la investigación al menos 68.000 perros han sido sacrificados en los últimos 12 años y se cree que entre un 10% y un 20% de los entrenadores usan cebos vivos.

 

PUB/IAM