La Comisión Europea (CE) dijo hoy que sigue "con preocupación" el dispositivo que preparan las autoridades austríacas para bloquear la entrada de refugiados desde Italia por el paso del Brennero, que incluye una alambrada de casi 400 metros de largo y controles en los trenes y los vehículos particulares.

"La Comisión Europea sigue todos los desarrollos en Europa que afectan al área Schengen muy de cerca, y en este caso con gran preocupación", señaló en rueda de prensa la portavoz comunitaria Mina Andreeva.

El Ejecutivo comunitario subraya además que "no debería tomarse ninguna medida que pueda afectar la vuelta a un funcionamiento normal del área para finales de año, de acuerdo con la hoja de ruta comunitaria".

"La Comisión está en contacto con las autoridades austríacas y analizará cualquier medida que adopten desde la perspectiva de la necesidad y la proporcionalidad", añadió Andreeva.

La portavoz anunció además que el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, discutirá el próximo jueves en Roma esta cuestión con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, quien hoy criticó las medidas adoptadas por Austria.

Las autoridades austríacas han detallado el plan de contención migratorio que prevén establecer en el paso del Brennero a partir del mes de mayo.

En este lugar alpino, que une Italia y Austria en el eje de comunicaciones entre Verona e Innsbruck, está prevista la instalación de una barrera metálica móvil de unos 250 metros que, en caso de necesidad, cortará la autovía que une ambos países para impedir el acceso.

Austria reforzará la presencia de las fuerzas de seguridad con el despliegue adicional de 250 efectivos policiales y llevará a cabo controles en vehículos y ferrocarriles también en suelo italiano, en el municipio de Fortezza, según informaron medios italianos.

El propósito parece ser intentar contener el flujo de inmigrantes que llega al país centroeuropeo desde Italia, puente migratorio que une Europa y África y al que diariamente llega un elevado flujo migratorio principalmente de origen subsahariano y desde las costas libias.

 

PUB/IAM