Impacto mundial causó el asesinato del viceministro del Interior boliviano Rodolfo Illanes. La autoridad había sido secuestrado por mineros y tras horas de tensión fue hallado muerto en la localidad de Panduro, a 185 kilómetros de La Paz.

Tras esto, el fiscal general Ramiro Guerrero reveló esta jornada los detalles recopilados tras la autopsia al funcionario gubernamental, señalando que resultó con un  "severo traumatismo craneal y la fractura de costillas" debido a la golpiza que recibió.

En ese sentido, puntualizó que su deceso se produjo entre las 17:30 y 18:00 horas (21:30 y 22:00 GMT) del jueves, precisando que "se presume que padeció torturas cerca de seis a siete horas".

De igual manera, se especificó que Illanes ten´ia lesiones en los centros nerviosos superiores, una lesión vascular y nerviosa, hemorragia subdural, subcranoidea, edema cerebral, traumatismo cráneo encefálico y politraumatismo facial, torácico, genital y de extremidades.

"Eso quiere decir que fue golpeado en todo el cuerpo, en el cráneo y las extremidades, se ha podido evidenciar la fractura de varias costillas y del tabique nasal. Al parecer el golpe que acabó con su vida fue en la cabeza con un objeto", concluyó el fiscal.

PUB/CM