El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, declaró el sábado que el autor del atentado de Niza, reivindicado por el grupo Estado Islámico, "parecía" haberse "radicalizado muy rápidamente".

Cazeneuve explicó que la masacre del jueves, cuando un camión arrolló a una multitud que asistía a las celebraciones de la fiesta nacional en esta ciudad de la Riviera Francesa, era "un nuevo tipo de ataque" que mostraba "la extrema dificultad de la lucha contra el terrorismo".

El tunecino Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, que mató a 84 personas al volante de un camión el jueves pasado, "no estaba fichado por los servicios de inteligencia", dijo Cazeneuve.

Lahhouaiej-Bouhlel "no se había destacado, en los años precedentes, ya sea por condenas" o "por una adhesión a la ideología islamista radical", agregó el ministro.

"Al parecer se radicalizó muy rápidamente. En todo caso son los primeros elementos que aparecen a través de los testimonios de sus allegados", afirmó Cazeneuve.

"Individuos sensibles al mensaje de Dáesh (Estado Islámico) llevan a cabo acciones extremadamente violentas sin necesariamente haber combatido, sin necesariamente haber sido entrenados", añadió el ministro, que destacó además un nuevo modo de operar.

"No se utiliza ni arma pesada ni explosivo y, por lo tanto, el traumatismo ocasionado por la manera en que fue cometido ese crimen extremadamente violento choca profundamente a los franceses. Y, al mismo tiempo, nos muestra la extrema dificultad de la lucha antiterrorista", dijo Cazeneuve.

El Estado Islámico (EI) reivindicó el sábado el atentado del 14 de julio en Niza que dejó 84 muertos, entre ellos 10 niños.

El autor del atentado "es un soldado del Estado Islámico" que actuó "en respuesta a los llamamientos lanzados para atacar a ciudadanos de los países de la coalición que lucha contra el EI", afirmó Amaq, una agencia vinculada al grupo yihadista.

 

PUB/IAM