La muerte de Aylan Kurdi, el refugiado sirio de tres años que se ahogó en su intento de llegar a Europa, removió las conciencias de medio planeta. La imagen de su cara hundida en la arena se convirtió en el símbolo del drama de la crisis de los refugiados sirios, que se juegan la vida en el Mediterráneo tratando de escapar el horror de la guerra. Aylan ha recibido multitud de homenajes, pero quizás uno de los más emotivos es la canción que le han dedicado la cantautora australiana Missy Higgins.

En una canción titulada ‘Oh Canada' (país que denegó el asilo a la familia Kurdi antes de que decidieran emprender el peligroso viaje por mar hasta Grecia), la artista australiana Missy Higgins relata la historia del pequeño que nunca conoció la paz.

El emocionante videoclip incluye dibujos hechos por otros niños sirios refugiados que tuvieron más suerte que Aylan y su hermano mayor Galip, que murió con cinco años en la misma travesía, recuerda La Vanguardia. En los dibujos se ven hombres armados, sangre, rostros tristes y muerte, pero también corazones y casas con flores en las ventanas.

Todos los beneficios que genere esta canción irán destinados al Asylum Seekers Resource Centre, la mayor organización en beneficio de los refugiados de Australia.

 

PUB/IAM