Una ayudante doméstica china confesó durante su juicio que envenenó a una anciana para recibir antes su salario, y aseguró haber matado a otros siete, indicaron este martes medios locales.

El caso saca a la luz las deficiencias del sistema de atención de ancianos en China, donde la población tiene una edad media cada vez mayor.

He Tiandai, de 45 años, comparece desde la semana pasada en Cantón (sur) por el asesinato de una septuagenaria que tenía a su cuidado.

Según medios locales, la nuera de la víctima habría prometido a He pagarle su salario de forma íntegra incluso en caso de que la paciente falleciera antes del final del mes.

La empleada atendió a la anciana durante cuatro días, y al cabo de este breve lapso vertió somníferos e insecticida en un caldo de carne que hizo beber a la paciente. Luego le inyectó una parte del brebaje en el vientre y las nalgas, y terminó estrangulándola con una cuerda de nylon, asegura el Diario de Cantón.

"No quería que otra persona se llevara el dinero", declaró en su proceso, según el diario.

Durante un interrogatorio de la policía, la acusada dijo haber asesinado a otros siete pacientes e intentado matar a dos más por envenenamiento, precisó el artículo, añadiendo que por falta de pruebas no se presentaron cargos al hilo de estas afirmaciones.

China cuenta actualmente con más de 212 millones de personas de más de 60 años, según la Oficina Nacional de Estadísticas.

 

PUB/IAM