Después de la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al Palacio de la Revolución, él y Raúl Castro dieron una conferencia de prensa. En ella, dieron sus impresiones sobre el acercamiento entre ambos países que se ha llevado a cabo durante los últimos 15 meses, desde aquel primer encuentro en Panamá. “El futuro de Cuba lo deben decidir los cubanos, y ningún otro país”.

“Hemos dado pocos pasos, pero son significativos”, dijo Raúl Castro. “No quiero extender mucho mi discurso, pero esta vez lo haré porque tenemos que recuperar muchos años de relación”, dijo Barack Obama. Ambos presidentes se vieron contentos por este deshielo tanto en las relaciones diplomáticas como económicas. “No puede ser que un país en el siglo XXI no tenga suficiente acceso a Internet”, declaró Obama, agregando que “las empresas estadounidenses están disponibles para que ayuden a Cuba a esto, implementando infraestructura”.

El momento tenso de la conferencia fue cuando un periodista estadounidense, que declaró ser hijo de cubano exiliado, le preguntó a Raúl Castro por los presos políticos. “¿Cuáles presos políticos?”, le respondió Castro. “Dame la lista con los nombres de los presos políticos, y hoy en la noche estarán sueltos”, agregó.

“No se puede politizar el tema de los derechos humanos”, agregó Castro. “Si seguimos haciéndolo, vamos a volver a lo mismo. Cuba no los cumple todos, pero en Cuba no es tolerable que no haya salud para todos los niños del país. ¿Está usted de acuerdo en que la educación sea gratuita para cada ciudadano del mundo? A mí me parece que no todos los países lo piensan. Tenemos derecho a la salud, derecho a la enseñanza. ¿Usted cree que en un trabajo igual un hombre debe ganar más que la mujer solo por ser mujer? Bueno, en Cuba un hombre gana lo mismo que una mujer por el mismo trabajo”, enfatizó Raúl Castro. “Vamos a trabajar para que podamos cumplir con todos los derechos humanos. No es correcto preguntar por presos políticos, díganme el nombre de los presos políticos”, cerró.

En tema de derechos humanos, Obama aseguro que “tenemos serias diferencias”. “Las cinco décadas de malas relaciones no se mejorarán de la noche a la mañana. Como ha dicho el presidente Castro, tenemos serias diferencias en cuanto a derechos humanos se trata. Hemos tenido conversaciones muy francas en relación a este tema”, agregó Obama. “También reconocemos los grandes logros de Cuba en salud y educación”.

“Me gustaría que el Congreso trabajara más en este momento de proceso electoral”, dijo Obama. “Pero les sigo pidiendo que terminen con el embargo a Cuba”, agregó. “el embargo acabará. ¿Cuándo? No puedo estar seguro, pero según el camino por el que vamos, durará mucho más allá de mi mandato”. A Obama le quedan nueve meses de presidencia.

Raúl Castro, por su parte, aseguró que se mantendrá en el poder hasta el 2018. Después de eso, no se sabe qué sucederá, pero Estados Unidos es partidario de que hayan cambios que lleven al país isleño hacia la democracia.

PUB/FHA