El presidente de EEUU, Barack Obama, se mostró hoy "alentado" por su primera conversación con su sucesor, el republicano Donald Trump, y dijo que hará todo lo posible para que el líder electo "tenga éxito", por el bien de todo el país.

"Quiero enfatizar, señor presidente electo, que ahora vamos a hacer todo lo que podamos para ayudarle a tener éxito, porque si usted tiene éxito, el país tendrá éxito", afirmó Obama al concluir su reunión con Trump en la Casa Blanca.

El mandatario dijo haber mantenido una "excelente" conversación con Trump sobre "temas organizativos de la Casa Blanca", sobre "política exterior y sobre política nacional".

"Me siento muy alentado por el interés del presidente electo Trump en trabajar con mi equipo sobre muchos de los temas que afronta este gran país", sostuvo Obama, sentado junto a Trump frente a la chimenea del Despacho Oval.

"Creo que es importante que todos, independientemente de nuestro partido y preferencias políticas, nos unamos ahora y trabajemos juntos para lidiar con los muchos retos que afrontamos", añadió.

Obama y Trump hablaron muy brevemente a la prensa después de una reunión que duró una hora y media, y no aceptaron preguntas de los periodistas.

Trump, el "impaciente"

El presidente electo de EE.UU., Donald Trump, en tanto, aseguró hoy que está "impaciente" por trabajar con Obama, a quien describió como un "hombre muy bueno".

"Estoy deseando trabajar con el presidente en el futuro, incluido para pedir consejo", afirmó Trump durante una breve comparecencia ante la prensa tras una reunión de una hora y media con Obama.

El encuentro, según dijo Trump, iba a durar solo unos 10 ó 15 minutos y tenía como objetivo que los dos hombres se conocieran en persona después de una dura campaña presidencial en la que intercambiaron duras críticas y en la que el millonario llegó a culpar a Obama de "fundar" el Estado Islámico (EI).

El encuentro duró finalmente una hora y media debido a que los dos tenían mucho de que hablar y "podría haber llegado a ser mucho más largo", según destacó Trump.

"Ha sido un gran honor conocerle y será un honor estar con usted muchas más veces", subrayó Trump, que aseguró sentir un "gran respeto" por el presidente Obama.

La reunión comenzó sobre las 11.00 hora local y representa el principio del traspaso de poderes entre Obama y Trump, quien ha prometido acabar con el legado del mandatario en inmigración, derogar su reforma sanitaria y romper el acuerdo nuclear logrado con Irán en julio de 2015.

Este es el primer encuentro en persona entre Trump y Obama, aunque ya hablaron por teléfono en la madrugada del miércoles sobre las 03.30 hora local.

Mientras se desarrollaba la reunión, la prensa pudo ver al jefe del gabinete de Obama, Denis McDonough, paseando por los jardines de la mansión presidencial con Jared Kushner, el yerno de Trump y uno de sus asesores más cercanos durante la campaña.

También hoy en la Casa Blanca, está previsto que se reúnan a las 14.45 hora local, el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, y su sucesor, Mike Pence, que ya hablaron ayer por teléfono.

Reunión de Primeras Damas

Mientras, la primera dama, Michelle Obama, recibió en la residencia presidencial a su sucesora, Melania Trump, con quien también mantuvo "una excelente conversación", en palabras del actual mandatario.

"Queremos asegurarnos de que se sienten bienvenidos durante los preparativos para la transición", subrayó el presidente Obama.

No obstante, la tensión entre Obama y Trump quedó patente en la sigilosa llegada del presidente electo, que ingresó a la Casa Blanca por el jardín sur para evitar a la prensa, y en el hecho de que, al menos hasta ahora, no se haya difundido ninguna foto oficial entre la actual Administración y la próxima.

En noviembre de 2008, el entonces presidente electo Barack Obama y su esposa Michelle se hicieron una foto frente a la Casa Blanca con el mandatario saliente, George W. Bush, y su mujer Laura, el día en que les recibieron por primera vez.

"Obama sigue manteniendo su opinión de que Trump no está cualificado para ser presidente"

Después de la conferencia conjunta entre Obama y Trump en el Salón Oval de la Casa Blanca, el portavoz Josh Earnest recibió a la prensa en el salón habitual. Earnest aclaró algunos de los puntos sobre la reunión que mantuvieron Trump y Obama.

"No han resuelto sus diferencias, ni tampoco lo han intentado. No se trataba de eso. El objetivo era conocerse y hablar sobre la transición de poder en la Casa Blanca", aclaró Earnest.

"Existe un proceso más formal que guiará las relaciones entre el presidente y el futuro presidente durante los próximos dos meses". "El evento de hoy fue una reunión informal", agregó.

"El presidente sigue manteniendo su opinión de que Trump no está cualificado para ser presidente", explica el portavoz de la Casa Blanca, "pero ahora ya no importa su opinión, importa su voluntad para facilitar la transición demócratica del poder en base a que este país ha elegido a Trump para ser su próximo presidente", puntualizó el portavoz.

 
PUB/AOS